25 JUNIO: Concentración ABORTO NO

HOY MARTES 25 JUNIO
POR LA VIDA NO HAY CONCESIONES
ABORTO NO. Dios ama al embrión”
25-IV
A las ocho de la tarde
enfrente del Parlamento de Navarra
nos convoca Coordinadora navarra por la vida
SOMOS MUCHOS POR LA VIDA

…aunque el PP sea un partido “abortero” y que adormece al que se cree “bueno” y         UPN colabore materialmente con el aborto de una forma inadmisible.

¡Que pululen las PANCARTAS! 

Un pueblo que mata a sus hijos está condenado a sufrir y hasta desaparecer. 

¿Qué hacemos en el foro público para defender la vida?                                                       Porque asesinar al más inocente es un gravísimo pecado público que clama ante el cielo… y ante la tierra.

Como algún cómodo y egoísta sin entrañas nos acusa de demagogia,                             nosotros exigimos al público y las instituciones: JUSTICIA.                                                        Luego que no se quejen que les recortan a ellos su libertad de educación y religiosa.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 25 JUNIO: Concentración ABORTO NO

  1. Maria de las Nieves dijo:

    Criterios básicos para reconocer al embrión humano

    Si se quiere ser fiel a la Verdad es necesario erradicar determinadas ideas surgidas en la segunda mitad del Siglo XX, que no responden a la verdad intrínseca del ser humano embrionario.
    Cuando desde la realidad política se pide hacer un análisis de esta realidad es mucho lo que se propone y es una realidad vital que corresponde a la persona humana en su origen, por tanto se requiere un rigor científico y antropológico, que es necesario reconocer para cualquier ser humano, que no se puede eludir, sin riesgo de lo que se debate no sea coherente con la verdad del ser humano embrionario, que somos todos nosotros, los seres humanos vivientes.

    La persona humana no puede estar en juego continuamente dependiendo de las circunstancias políticas o ideológicas. Si no entramos en la verdad básica y coherente de cuando comienza el ser humano su propia vida. ¿Quién tiene el valor de proponer algo para los demás que no ponga en juicio su verdad o de alguna manera ideológica no evada su realidad concreta de ser uno más, miembro de esta comunidad humana?

    1. Criterios extrínsecos al embrión

    Primer criterio extrínseco: la implantación uterina

    Es el que atribuyen algunas corrientes ideológicas, al considerar que el estatuto de ser humano e inicio de su persona es el momento de la implantación o la anidación en el útero materno, ya que se creía que era el inicio importante de la relación materno filial. Pero las evidencias científicas demuestran que eso no es así, la relación madre e hijo se da desde la fecundación humana y ocurre de forma natural en la trompa materna y la madre está constantemente influenciada por los cambios bioquímicos hormonales, que se dan en todo el proceso de embarazo desde la fecundación.

    Y si el proceso del encuentro celular se da por la FIV, la transferencia del embrión al útero materno se produce en los cinco primeros días desde la fecundación. El nuevo ser busca desde su incipiente autonomía y dentro del hábitat vital que le resulta propio para sí mismo, las paredes del útero en busca de una arteria materna para que le proporcione los nutrientes y el oxigeno necesario e imprescindible en cada momento de su desarrollo. Y antes de la implantación en el útero es del citoplasma del óvulo materno fecundado de donde recibe el alimento para esos cinco primeros días, que son fundamentales para las primeras divisiones celulares del ser humano viviente.

    Segundo criterio: Que lo reconozca la ley positiva

    Hay otro criterio extendido entre la sociedad y afirmado en algunas leyes de determinados países .El embrión es un ser vivo, pero no se le puede reconocer un estatuto como ser personal y así se afirma que es cuando el ordenamiento jurídico de la ley positiva lo reconozca. Así al vivir en una sociedad con ideas pluralistas se plantean controversias sobre el estatuto del embrión y en algunos países se plantea un referéndum respecto al embrión o que su estatuto sea definido de acuerdo a un consenso democrático.

    Sin embargo, no son las ideas humanas afirmadas o negadas por unos cuantos, ya que estar vivo va más allá de un ordenamiento jurídico. Lo que si es importante es reconocer la naturaleza del embrión como un ser hijo de personas humanas y hay una verdad fundante, él es un ser humano, hijo de padres humanos y es un hecho, no una idea, su pertenencia es a la especie humana, por tanto es arbitrario defender el inicio de su existencia por un referéndum como si su naturaleza se pudiera cosificar o fuera cambiante en esencia.

    Tercer criterio: La selección de embriones

    En la actualidad, debido al desarrollo tecnológico y a las técnicas de fertilización” in vitro “en los varios laboratorios existentes, se acepta un criterio que está bastante extendido.

    En este caso son otras personas ajenas a los padres, los que toman la decisión de que el embrión o embriones de los que resulten fecundados, sean transferidos al útero materno y se puedan desarrollar como seres humanos, pero esto conlleva que se han fertilizado más embriones de los que se van a transferir al útero de la madre y son desechados los embriones fecundados sobrantes o congelándolos en nitrógeno líquido a temperaturas muy bajas deteniendo la vida.

    En este caso surge el problema de que el estatuto embrionario está sometido a la libre decisión de otros seres humanos, los padres y el investigador.

    Se afirma que no es la ley natural la que interviene dando posibilidad espontánea a que se fertilice el que resulte elegido de forma natural, sino que el embrión es elegido de acuerdo a intereses preconcebidos, por discriminación del sexo, que no tenga alteraciones genéticas, practicando una eugenesia selectiva desde el inicio.
    Estos criterios extrínsecos : la anidación, el pluralismo de ideas o consenso democrático, la selección de embriones, eligiendo los mejores y descartando los demás, no resultan adecuados para establecer un estatuto real al embrión, ya que son ajenos a su misma naturaleza.

    2. Criterios intrínsecos al embrión humano

    Por tanto si que es importante formular criterios intrínsecos, para plantear un juicio racional con la objetividad necesaria para un estatuto embrionario.

    Partiendo del hecho real desde la fecundación en la trompa materna hasta que el embrión llega al útero pasan 5 días. Esta es la llamada fase pre-implantatoria pero es importante considerar que el embrión ya tiene vida propia y distinta de la madre desde la fecundación y unión de pronúcleos materno/paterno y es un ser autónomo, que guarda una relación con su madre y crece dentro de su seno materno.

    Si tomamos el punto de vista biológico es un ser humano o un individuo de la especie humana y como ser humano tiene una finalidad intrínseca, ser una persona humana madura. De ahí que se considere arbitrario señalar momentos distintos al inicio del ser humano por comodidad, por ideologías o por intereses que sirven a la investigación o a intereses comerciales, pero no a la verdad intrínseca de la naturaleza humana

    Sin embargo desde los conocimientos que la ciencia biológica-genética y embriológica actual nos ofrece, se tienen indicaciones claras y precisas para ofrecer un discernimiento que ayuda a comprender que nos encontramos ante un ser cuya presencia es personal, que es de nuestro origen y esta persona es un tercero, es distinta de los padres.

    Aunque siguen presentes, hay algunas corrientes de la antropología moderna que atribuyen el concepto de persona humana al final de la gestación o al de nacimiento y otras corrientes hablan de persona con la adquisición de la conciencia de sí mismo, pero es la Ciencia la que nos ofrece datos precisos y valiosos.

    La identidad especifica de la persona humana está caracterizada por su genoma humano que se encuentra presente su ADN en todas las células de su cuerpo y dirige un despliegue existencial desde la concepción del nuevo ser.

    También debemos recurrir a la Ontología que es la ciencia metafísica que nos define quién es la persona. La Ontología es necesaria para poder vencer estos dualismos y comprender claramente a la persona en su unidad sustancial y no por sus aspectos y cambios.

    La persona es una flor, el mundo es un hermoso jardín del que tenemos que sentirnos responsables cada uno de la parcela cercana, donde habitan otros seres humanos, pero sabiendo que mi flor en mi jardín crecerá si ayudo a crecer tu flor en el tuyo.

    Que mi flor y tu flor crezcan tanto, que todos juntos podamos decir ¡Qué hermoso es nuestro jardín!

    María de las Nieves Álvarez Peláez Médico. Proyecto Mujer Ecología y Cultura (ANDI)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s