Aborto de derechas

Año y medio después de que accediera al poder, la legislación sobre el aborto sigue siendo la que Zapatero dejó

DECÍA Balmes que los partidos «de instintos moderado y sistema conservador» se  convertían a la postre en conservadores «de los intereses creados de una revolu­ción consumada y reconocida»; y que, a la postre, resultaban más útiles a la Revolución que los pro­pios partidos revolucionarios. Así ocurre en la cues­tión del aborto, donde vemos cómo el partido con­servador se convierte, mientras gobierna, en con­servador de los «avances» del partido socialista, para que luego el partido socialista pueda seguir «avanzando» tan ricamente, en la seguridad de que el partido conservador conservará las cosas en el exacto punto en el que él las dejó. Ocurrió durante los dos mandatos de Aznar, en los que se «conser­vó» fielmente la legislación despenalizadora del aborto impulsada por González, para que luego Za­patero pudiera seguir «avanzando»; y vuelve a ocu­rrir ahora, pese a todos los jeribeques y pamemas que el nuevo gobierno conservador ha probado ante la galería. Año y medio después de que accediera al poder con mayoría absoluta, la legislación sobre el aborto sigue siendo la que Zapatero dejó.

De este modo, tal como señalaba Balmes, los par­tidos conservadores vuelven a mostrarse a la Revo­lución más útiles que los propios partidos revolu­cionarios. Las legislaciones abortistas siempre las impulsa el partido socialista; pero, ¿quién ha per­mitido que la mentalidad abortista arraigue y se consolide cada vez más entre la sociedad española­? Sin duda, el partido conservador, dejando que tales legislaciones se asienten. Y aun me atrevería a señalar un aspecto más trágico: mientras gobier­nan los socialistas, sus legislaciones abortistas se tropiezan con una resistencia contumaz por parte de sectores de la sociedad española que son natu­ralmente antiabortistas; pero que, cuando gobier­nan los conservadores, se relajan en su celo y aban­donan las posiciones de resistencia que habían man­tenido antes. De esta actitud dimisionaria ha tomado buena nota el partido conservador, que así puede actuar de modo perfectamente hipócrita; comba­tiendo, mientras se halla en la oposición, leyes que ni siquiera sé planteó derogar mientas gobernó, a sabiendas de que cuando vuelva a gobernar tam­poco las derogará; pero sirviéndose, entretanto, de la gente bienintencionada que piensa -o quiere pen­sar: wishful thinking- que las derogará.

La ofuscación ideológica interviene luego; y el defensor de la vida puede, incluso, llegar a la con­clusión racionalmente absurda de que, en la cues­tión del aborto, el partido conservador representa «el mal menor»; y que, por lo tanto, entre el «abor­to de izquierdas» y el «aborto de derechas» debe optarse por el segundo. Pero el principio de que es lícito elegir un mal menor vale en determinados casos; no así en caso de error moral, donde no es posible elegir el «menor error». El error mezclado con medias verdades, o con morigeraciones hipó­critas, es infinitamente más perverso que el error craso, pues el segundo provoca en la conciencia un repudio inmediato, mientras que el primero la ayu­da a «contemporizar». Dos y dos son cuatro, no cin­co ni veintisiete; si quien sabe que son cuatro se pone de parte de quienes afirman que son cinco, por no dar la razón a quienes afirman que son vein­tisiete, hace mucho más daño, pues el «error me­nor» puede llegar a ser asimilado mucho más fá­cilmente por las conciencias que el error craso; la aceptación del «error menor» es condición in­dispensable para que, a la larga, el error craso se imponga y triunfe. Por eso él «aborto de derechas» es más útil al abortismo que el propio «aborto de izquierdas».

La caracterización balmesiana vuel­ve a demostrarse infalible.

Artículo de Juan Manuel de Prada (ABC, lunes 8 abril 2013)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s