Crónica parlamentaria: lo que pasó y no pasó aquel 14 de marzo

EDSC_2146l día antes cerca de treinta personas se habían concentrado frente al Parlamento de Navarra. Bajo la nieve, los antiabortistas navarros pedían a los representantes políticos que tuvieran en cuenta las 7000 firmas (se pedían 5000) que se habían recogido meses antes para cerrar el abortorio privado de Ansoáin, abortorio que se encarga del “suministro” de abortos en tierras navarras. Aquellos treinta, pertrechados con pancartas, banderas y megáfono representaban a los 7000 navarros que pedían el fin de todo aborto. Mientras tanto, la Iglesia recibía la feliz noticia de la elección de un nuevo papa: Francisco I.

A la mañana siguiente varios de los integrantes a la concentración se dieron cita para acudir al pleno en el que se iba a decidir si se votaba la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en un siguiente pleno. Como lo oyen. Toda iniciativa legislativa popular debe pasar por una serie de filtros sorprendentes para cualquiera que no conoce el funcionamiento de la política en España. Es lo que llaman una “toma de consideración”. El caso es que allí estaban seis representantes de 7000 navarros, aunque seguro que había alguno más en la tribuna de invitados. Otros se apostaron fuera, tras la votación, con pancartas antiabortistas, otros no pudieron venir y lo sintieron, e incluso hubo algunos que ni se enteraron.

La representación antiabortista, entre la que se encontraban preclaros miembros de la sociedad navarra y políticos que actuaban de compromisarios a nivel personal, esperó una hora en tensión el dictamen de los políticos. Estos antes escucharon a Nieves Ciprés, portavoz antiabortista y encargada de defender la propuesta ante el pleno. El momento era histórico, pues el parlamento de Navarra veía por primera vez cómo una persona ajena a la cámara defendía una Iniciativa Legislativa Popular.

El discurso de Nieves Ciprés fue claro, directo y contundente… cualidades que se suelen adjudicar rápidamente, y con razón, al pueblo navarro. Para la posteridad quedará su defensa a ultranza de la Tradición foral, de la vida… con invocaciones a textos de la Iglesia incluidas. Sospechamos que hacía mucho tiempo que en el Parlamento no se citaba a Juan Pablo II.

A continuación llegó el turno a los partidos políticos. Sus mensajes también fueron claros, algunos más que otros, con sorpresa incluida (ahora lo verán).

El representante de Unión del Pueblo Navarro, Carlos García Adanero, defendió el derecho a vivir, como se esperaba, y lo hizo claramente. La única pega… perdón… la única gran pega… es que afirmó (y no citamos palabras textuales) que la Iniciativa Legislativa Popular era un camino erróneo y que si el movimiento antiabortista quiere acabar con el aborto debe hacerlo tras unas elecciones y obtener representación en el Parlamento. El que les escribe se pregunta: Y si no se hace a través de una ILP… ¿cómo se hace? No será precisamente por la lucha encarnizada de los parlamentarios que se dicen provida. Si ellos no son capaces de defender la vida, otros lo harán siguiendo métodos quizá no tan ortodoxos (aunque contemplados en la Constitución).

A continuación hizo acto de presencia el representante del Partido Popular, Enrique Martín, curiosamente ginecólogo, que tras elogiar el derecho a la vida y ratificar su postura al respecto, afirmar que iban a votar que sí a la proposición, procedió… a descalificar duramente a los promotores de la ILP y, si hubiera habido alguien más a mano, también habría arremetido contra él. No nos cabe duda. Enrique Martín, en gesto incomprensible, dejó perlas como estas en relación a la proposición: “carece del mínimo rigor jurídico exigible, “causa sonrojo”, “engendro que ridiculiza a quienes entienden que el aborto libre es una de las lacras más lacerantes de la sociedad”. Dirá el lector… “¡sólo le ha faltado acusar a los antiabortistas de demagogos!” Esperen, porque vean qué poco le faltó: declaró que la iniciativa era “errónea” y “oportunista”.

Para más información, sepan que el redactor de la proposición es el prestigioso jurista Javier Octavio de Toledo, buen conocedor de los fueros y Derecho navarro. Sabe incluso más que el señor ginecólogo representante del Partido Popular. Enrique Martín incluso habló de “ignorancia jurídica sobre la foralidad”. ¿Entienden ustedes algo? Pues esperen a las votaciones…

En los cuadernos de notas de los periodistas debían saltar chispas en aquel momento. Entre los miembros de la tribuna de invitados, indignación y tristeza. Sobre todo, caras de incredulidad. Algunos se preguntarán, ¿por qué incredulidad? Estimados lectores, hemos tentado al diablo y confiado en él, al final nos hemos acabado quemando.

La actuación del PSOE fue sorprendente por lo breve. Su postura estaba clara y en medio minuto, educadamente (como mataba un conde a un marqués en el Medievo), dejaron claro que se iban a oponer a la ILP en contra del aborto.

El resto de partidos manifestaron estar en contra de la ley y votaron de acuerdo a sus ideas. Para hilaridad de algunos jóvenes asistentes, los argumentos de los partidos abortistas de izquierdas fueron incluso más ridículos que los del Partido Popular (PP). Los jóvenes reían por no llorar, pues incluso se acusó a los promotores de la ILP, y representantes de 7000 navarros, de obligar a que en tiempos pasados las mujeres que querían abortar tuvieran que salir de Navarra. También se les relacionó con la “derecha más retrógrada” y el franquismo.

En la votación salieron derrotados, por dos escasos votos, los 7000 firmantes de la Iniciativa Legislativa Popular. Sólo UPN y… el PP (sí, después de criticar de esa forma la proposición) votaron a favor. En contra votaron el resto, ya saben, PSOE, Bildu, Aralar-Nabai, I-E y los dos parlamentarios no adscritos.

A estas alturas, si algo parece claro es que es necesaria una oposición fuerte y decidida. Alguien se podrá preguntar, ¿y es que esa oposición no existe ya? Sí existe, pero hace falta más fuerza y decisión. Hasta el final. En las circunstancias en que se sostienen tales argumentos en las cámaras de representantes, el pueblo español (sí, el español) debe responder contundentemente. Basta Ya. Hemos llegado a un punto en que los abortistas se ríen en la cara de los provida.

Alonso de Blanco

Ver Crónica en Navarra Confidencial

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s